¿Y entonces qué te diría?

La semana pasada publiqué en mi Facebook una imagen que decía: “Si tuvieras a tu ex frente a ti, qué le dirías”. Y hoy llegó el momento de compartirles mi respuesta en la siguiente carta que escribí conectando el corazón con la razón.

Hola.

Qué complicado comenzar a escribirte… después de tanto tiempo sin hacerlo, era más sencillo hacer cartas o mandar un WhatsApp con lo que me nacía en el momento, y es que no me refiero a que no me nazca decirte algo en éste momento, sino que ahora hay que ser muy precisos en lo qué se dice y cómo se dice (por aquello de los malos entendidos).

Hoy puedo decirte que te sigo queriendo como a nadie en el mundo, quizá porque no ha llegado el momento de encontrarme con alguien más interesante que tú. Puedo asegurarte que no ha pasado ni un sólo día desde aquél abrazo que nos dimos como despedida, en que no haya pensado en ti.

¿Qué si me dueles? La verdad es que sí, cañón, pero también ya es menos, y maybe mañana será una rayita menos para ese vacío que dejaste en el momento en que te fuiste de mi lado. Aún me cuesta trabajo querer entender, cómo de un día a otro la gente puede tener la capacidad de amar y enamorarse de alguien en un segundo, pero también supongo que si el ser humano cuenta con ella,  debe poseer la de alejarse y cerrar cliclos, y quiero decirte que ya hice las paces sin arrepentimiento.

Que cómo he estado, no te niego que ha habido días grises, otros muy nublados y muchas más donde la luz ilumina no sólo mi camino, sino me iluminan las ganas de salir adelante y luchar por lo que quiero, mis sueños, esos de los que en algún momento dejé de lado y que había olvidado. Te he llorado, extrañado, recordado en cada lugar en el que tejimos todas nuestras historias que llevo en una memoria juntito al corazón, pues ahí tienes tu lugar.

Te he maldecido muchas veces, pero también le he pedido a Dios que seas feliz y que de mí no se olvide, que me acompañe como siempre lo ha hecho, llenándonos de su amor.

¿Sabes? También me alegra muchísimo saber que estás bien, que eres feliz con la persona que tienes a tu lado, a quien por cierto también le escribí una carta que puede leer aquí (tienes que darle click donde dice “aquí”, para que te abra la carta, sé que no se te da tanto la tecnología). Espero que se la leas, para que no la cague como en repetidas ocasiones lo hice contigo.

Estoy muy agradecido por todo lo que fuimos, lo que hicimos y vivimos, jamás me arrepentiré de haberte conocido, porque eres lo más especial que he decidido que me suceda.

¿Qué espero del destino? Que me sorprenda, que me deje alcanzar mis sueños, en solitario, con alguien más o quizá hasta contigo. La verdad espero que la vida algún día nos reúna de manera más madura y acertada, pero con los mismos sueños que teníamos hace un par de años.

Qué Dios, el universo y las estrellas te bendigan, porque yo, ya lo hice.

¡Hasta siempre, te amo!

No olvides dejar tus comentarios en el espacio para ello y compartir la carta si te gustó, nos leemos muy pronto.

Escrito por Oscar Santoyo

Comunicólogo, 26 años, Sports Marketing, Lifestyle, Blogger, amo la Música, las Relaciones Públicas y el Teatro Musical.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s