Entonces un buen día ya no se trata todo de ti, sino de quien te sostiene al piso y te hace vibrar en el mundo en el que vives.

Después de haber intentado falsamente recuperar los pedazos del corazón roto, que alguna vez me dejaron, decidí emprender el viaje nuevamente y subirme al tren, perdón, el estúpido viaje de recobrar fuerzas para volver a sentirme amado. 

Claro que uno cree que con un par de tequilas, unos buenos besos y echándose porras con un chiquitubum a la bim boom va, todo va a salir de pelos, pero efectivamente no sucede así y mucho menos robando besos y rompiendo corazones a diestra y siniestra de cuanto moustro nos vamos topando en el camino. 

Sólo imagina que en el lugar de esos mountruos estuvieras tú, que sólo te usaran para pasarla bien, que no se preocupen por ti en ningún momento, y que ni siquiera piensen en ti al amanecer. ¿Qué gacho sería no?

La verdad es que hoy en día desde mi particular punto de vista he visto a tantas personas nada comprometidas en muchos aspectos de la vida, desde la escuela, trabajo, familia y  hasta consigo mismas.

Pero bueno, no todo está perdido porque llega el día en que una luz divina te ilumina, te pide que te detengas y voltees a ver que los pedazos que intentabas pegar con falsos besos y estúpidas caricias, entonces esa misma luz irradia desde el interior gritando que ya estuvo, que le bajes dos rayitas a tu desmadre y te centres en completarte. 

Y en ese mismo momento te das cuenta que vale la pena el esforzarte por quien está dispuesto a caminar a tu lado sosteniendo tu mano sin miedo a decir que te quiere. Que si tú saltas, lo hará contigo con los ojos cerrados. Ese día te das cuenta que merece todo dejar de ser un cabrón, para comenzar a amar y ser amado

Y así vamos en éste viaje, caminando juntos, sin saber a dónde vamos a llegar. Vamos lento, pero llevamos un paso seguro. Siempre volando sin límites.

— Fin —

Lee, comenta y comparte, esa es la dinámica de hoy, para que todos esos cabrones(as), puedan visualizar un mejor futuro con alguien estable a su lado. Ya sabes que me encanta leer tus comentarios así es es momento de hacerlos justo ahora.

Nos leemos pronto, Oscar.

Escrito por Oscar Santoyo

Comunicólogo, 26 años, Sports Marketing, Lifestyle, Blogger, amo la Música, las Relaciones Públicas y el Teatro Musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s