“Es tan corto el amor y tan corto el olvido”

PABLO NERUDA.

Antes que nada, permítanme saludarlos y compartirles que estoy súper feliz (luego les platico por qué), ya los extrañaba desde la semana pasada.

¡HOLA! 😀

giphy-4.gif

Después de mi sencillo pero muy afectuoso saludo de bienvenida les cuento que por la misma razón de que estoy muy emocionado y entusiasmado, he estado reflexionando sobre la contraparte de todos estos sentimientos positivos que nos hacen sentir especiales, por distintas situaciones que se me presentaron indirectamente a lo largo de la semana. Por tal motivo el día de hoy quiero centrarme en uno muy específico porque la mayoría de las veces es de los más difíciles de lograr y sin lugar a dudas de los que más pueden sanar: LA RESIGNACIÓN.

Más que un sentimiento yo lo defino como el resultado de todo un proceso de emociones (altos y bajos) que con el paso del tiempo te permitirá ver la luz al final del túnel.

En relación al amor (me centraré únicamente en el amor el post de hoy)… Oigan, cuando es no, es ¡NO!, no hay vuelta atrás. Bien dicen que la esperanza es lo último que muere y más cuando estás completamente enamorado de una persona, quieres gastar hasta tu último cartucho para salir triunfante en la guerra y llevarte el premio mayor (tu amad@). Pero, come on!, entendamos que una relación es de dos en muchos sentidos, y ya sea que quieras conquistar a alguien o que estés en pareja y las cosas ya no vayan bien, tenemos que estar muy conscientes que si la otra parte no está en sintonía con nosotros, será casi imposible poder concretar algo o progresar con tu pareja.

En gran medida mucho depende de nuestras actitudes, las sorpresas, acciones, muestras de afecto e interés para con nuestr@ acompañante de vida (temporal o permanente), todos estos factores influyen a tal grado que ni te imaginas. Pero insisto, no todo radica en ello; cada cabeza es un mundo y en ocasiones por mucho esfuerzo que pongamos e intentemos hasta quedarnos sin aliento una y otra vez, si tu pareja, conocido o “free” no desea lo mismo que tú es momento de que te llenes de valor, recuerdes todo lo bueno que entregaste, te lo lleves a tu baúl de los recuerdos y te retires del campo de batalla.

Ya no hay nada por hacer, entender y aceptar que no todo en esta vida es posible, es parte de madurar y nos permite crecer en muchos sentidos. Además que toda esta experiencia nos dejará un aprendizaje inigualable para abrir a campo a nuevas oportunidades y nuevos mundos que aún quedan por conquistar.

No todo esta perdido cuando te resignas, la intención es que sigas adelante, con la frente en alto y los pies bien puestos sobre la tierra.

Después de la etapa de duelo (próximo post) será cada día más sencillo que olvides todo recuerdo que te lastime, su presencia en tu cotidianidad será cada vez menor.

Antes de despedirme, te recuerdo, no es un proceso sencillo ni de la noche a la mañana, mucho depende de ti y tus cualidades como persona y amante de la vida. Estoy seguro que cuando lo logres, toda tu energía se canalizará positiva para que llegues a ser más feliz de lo que sientes que ahorita eres.

Saben que me encanta leerles, les espero en la sección de comentarios.

Keep in touch,

Jake: @JakeMar94

Escrito por Oscar Santoyo

Comunicólogo, 26 años, Sports Marketing, Lifestyle, Blogger, amo la Música, las Relaciones Públicas y el Teatro Musical.

3 comentarios

  1. Muy buena reflexión. Es verdad que encontrarse en una situación donde no hay sintonía con la otra puede poner el mundo de alguien de cabeza, es bueno encontrar post como estos para reflexionar y ver que no todo esta perdido y que siempre se debe seguir adelante.

    Me gusta

  2. Así es! Coincido totalmente. A veces nos queremos aferrar a que como ” nos amamos” debemos de dar siempre todo el estirón aún así cuando la otra persona no lo hace. Amemonos a nosotros mismos! Claro que es increíble dar el 200% pero cuando la otra persona también lo hace, si no es así.. dónde está la relación? Es un desgaste emocional tremendo. Así que lo mejor es resignarte, dejar ir, soltar y aprender a ser feliz contigo mismo, amarte a tí mismo y disfrutar de tu propia compañía, aprender de los errores cometidos en el pasado, a ser congruente (no podemos pedir lo que no podemos dar) Cuando estemos viviendo esa etapa de soledad con esa mentalidad y ya estemos bien preparados, llegará alguien a fin a nuestra vida! 🙂
    Muy buen post joven Jake 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s