Considero que somos conscientes de las cosas, pero no nos hacemos conscientes hasta que nos suceden. No es para nada lo mismo ser que estar.

Y te cuento esto porque esta semana por primera vez fui víctima de la inseguridad que vivimos en en país, en nuestro estado y particularmente en las ciudades que transitamos. Me llena de mucho coraje sentirme inseguro, no protegido. 

Se intenta justificar de alguna u otra manera que los amantes de lo ajeno realizan sus actos puesto que existe falta de empleo en nuestro país, pero considero que esa premisa es completamente falsa. Ayer un amigo me preguntó que si entrar al mundo laboral estaba difícil, yo le respondí que no es difícil, sino que muchas veces no buscamos de la mejor manera o en los lugares adecuados.

Las cosas y trabajos llegan y tocan a nuestra puerta.

Afortunadamente en nuestro estado existen muchísimas fuentes de trabajo  que están en una constante búsqueda de jóvenes para emplear y dar trabajo. Ahí es donde viene a mi cabeza la pregunta de por qué entonces no conseguir un empleo digno, responsable, donde te cueste trabajo ganarte la comida de todos los días.

Hoy me tocó a mí que violaran una extensión de mi privacidad, pues me hurtaron cosas materiales que al final de cuentas en eso queda, un susto y ya. Abrieron mi coche, se llevaron cosas y con ello violaron mi privacidad. 

Quiero hacerte la pregunta que nos hizo nuestro Lord Peña hace una semana ¿y ustedes qué hubieran hecho? Evidentemente podemos hacer muchas cosas y no soy #LadyWuuuu, así que cuando veas que a alguien en la calle se le cae una moneda, devuélvesela; cuando vayas a un baño público, cuida las instalaciones; cada vez que te subas al transporte público, no pintes los cristales de las ventanas; no sobornes al policía que te detuvo por cometer una infracción o tampoco al cadenero del antro.

No sé si a ti te haya pasado pero yo cuando veo a algún oficial de tránsito, en lugar de sentirme protegido, me siento amenazado, hoy me siento vulnerable.

¿Qué solución propongo? Seamos más precavidos, y  desarrollemos empatía por el otro, por el que tenemos a nuestro lado, no seamos indiferentes a lo que sucede con la gente con la que convivimos a diario.

Echémonos un ojo mutuamente y luchemos por nuestra seguridad y la de nuestros vecinos, amigos, conocidos y todo nuestro entorno.

Busquemos un mejor México, empecemos por nosotros mismos.

 

Escrito por Oscar Santoyo

Comunicólogo, 26 años, Sports Marketing, Lifestyle, Blogger, amo la Música, las Relaciones Públicas y el Teatro Musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s